Un amigo confidente de todas mis horas,
un hermano de la vida, el rey de la ilusión..
Ese día no llegaba, yo lo esperaba,
pero una llamada, todo lo cambio.
Me dijeron que se fue de este mundo 
y nadie lo creía.
Quedaban pocas ilusiones,
en ese triste día...
Su familia le lloraba, los amigos se despedían. Su mamá besó su foto... Y le gritaba a Dios que le enseñe a volar,
que lo cuide bien en este mundo blanco,
donde todo es paz, y brilla la alegría..
Un año - 30·4·2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario